En general la piel de los bebés y niños presenta ciertas características que la definen como algo mucho más frágil y sensible. Es por dichos motivos que su dermis requiere de cuidados especiales, esto con el fin de mantenerla sana y con la capacidad de adaptarse al medio ambiente del pequeño.

 


Incluso existen diferentes necesidades en la piel de un lactante de hasta tres meses de edad, si la comparamos con un bebé de tres años o incluso frente a un niño de tres a 10 o 12 años. Lo que sí es un hecho, es que no es nada recomendable usar en ellos los productos de higiene y cuidado de los adultos por igual.

 


Contacta a la Dra. Luz Bibiana Gómez García, quien te ayudará a saber con exactitud si tus hijos sufren de piel seca o atópica, si las rozaduras en sus glúteos requieren mayor atención o cómo debes protegerlos del sol. Agenda una consulta.